Sobre algunos clientes

Sobre algunos clientes

Muy a menudo ocurre que la mayoría de los clientes excesivamente exigentes influyen más de manera negativa que positiva, existen varias causas y consecuencias, en este artículo voy a hablar brevemente sobre algunas causas.

Uno de los principales aspectos de este tipo de clientes que afectan el desarrollo de un proyecto es la errónea búsqueda de una quasi-perfección.

  • Perfección que no son capaces de comunicar de manera correcta.

  • Perfección que solo está en su cabeza y de llegarse a obtener, no tendrá el impacto que se tuvo imaginado.

  • Una perfección que quieren alcanzar inmiscuyéndose en la toma de decisiones sobre asuntos técnicos (mayormente con consecuencias que se pueden apreciar de manera visual) sin tener el conocimiento.

  • Y sobre todo una perfección que no se puede cumplir en el tiempo deseado o por el dinero pagado.

Hay que entender algunos conceptos claves, si usted como cliente le está pagando a una persona capacitada para que realice un trabajo que usted no tiene ni la más mínima idea de #1 Como se realiza, #2 Como se puede valorar y/o #3 Como se va a desarrollar comercialmente en base a los aspectos técnicos…

Escuche, delegue y trate de ser realista... más que nada; sea humilde.

Muchas veces los clientes que piden cosas imposibles o creen ser profesionales en TU área sin tener idea alguna de lo que hablan son personas con poco balance mental, trastornos psicológicos o padecen del efecto Dunning-Kruger.

Lo mejor es (si tu actividad económica lo permite) conocer a los clientes antes de uno vincularse laboralmente, yo, por ejemplo, invierto el tiempo tomado un café donde trato de tener una idea general sobre mi cliente.

Tener un buen cliente se refleja de manera muy positiva en los entregables de un proyecto, también se refleja en el estado anímico de uno.

Yo rechazo de primera entrada a personas iracundas, bipolares, dramáticos, inestables, cerrados, protagonistas, acelerados y sobre todo a cualquier persona que no sepa escuchar, esto último por que espero que se me trate con igual ecuanimidad.